Las redes sociales se han apoderado de la vida de muchos de sus usuarios. Las personas las utilizan diariamente, para estar en contacto con sus amigos o familiares, leer noticias de actualidad e incluso, buscar productos o servicios para consumir.

Se han convertido en el espacio de Internet más utilizado y consumido; en los últimos años ha crecido de manera considerable. De hecho, las redes sociales han cambiado el epicentro de lo que es relevante y lo que no y han creado nuevos focos de interés y nuevos espacios de peso en lo que a influencia se refiere. Los consumidores valoran más las opiniones que otros usuarios publican y también siguen más las recomendaciones de los influencers sociales. Todo esto ha provocado que las marcas les den cada vez más importancia, no sólo en estrategias de comunicación sino también en todas las decisiones y procesos que se llevan a cabo.

Con todo ello, es lógico que los profesionales del sector últimamente estén utilizando especialmente las redes sociales en las campañas de lanzamiento de productos, ya que se difunde de manera más rápida, permite una interacción directa, B2C, y por lo tanto, una mejor satisfacción de las necesidades de cada cliente. Además, es la mejor manera de dar a conocer un producto nuevo y de saber si gusta o no a nuestro target.

En los siguientes estudios realizados por <a href="https://www YOURURL.com.warc.com/Content/News/Product_launches_target_social.content?ID=00d5887a-c6dd-416e-8e09-9f3a0be4533c”>Five by five e Influence Central, los números dejan claro que las redes están robando el protagonismo a la televisión y a los medios más convencionales en cuanto la publicidad.

Según los datos:

  • Un 74% de las personas que se dedican al marketing da prioridad a las redes sociales en las estrategias de lanzamiento.
  • Las redes sociales adelantan las promociones en ventas un 55% y las campañas de email marketing con un 53%
  • Sólo un 6% de la población afirma que la publicidad televisiva es una clave a la hora de comprar o no un nuevo producto.
  • La televisión está posicionada en el número 6 a la hora de conocer nuevos productos, mucho después de las redes sociales y siendo adelantada por la publicidad en prensa y las acciones de Relaciones públicas.

¿Por qué pasa todo esto?

Las generaciones son cada vez más impacientes, más participativas y más activas. Ésto provoca que los medios convencionales como la televisión se queden cortos.

La televisión es un medio unidireccional donde el consumidor no tiene la oportunidad de participar ni de opinar sobre el servicio o producto. Esto puede generar desconfianza, y más tiempo de comprar un producto nuevo en el mercado. Con las redes sociales, que son un medio bidireccional, se produce el “social listening”. Esta estrategia se basa en escuchar a los usuarios con el fin de mejorar y adaptar cada vez más tu producto a sus necesidades, según Five by Five, un 64% de los expertos del sector la utiliza y según Influence Central, un 81% de la población afirma haber comprado un producto después de que se difundieran opiniones sobre él en las redes sociales. Además, las diversas personas generan comentarios y opiniones que los demás pueden ver y leer, creando así, mucha más confianza hacia la empresa. Influence Central afirma también que tres cuartas partes de los consumidores señalan que antes de comprar un producto analizan lo que se está diciendo de él en las redes. Aparte de todo esto, las redes también te permiten obtener estadísticas, el cual facilita la elaboración de los estudios de mercado.